Aspectos positivos y negativos de la sociedad de la información

Aspectos positivos y negativos de la sociedad de la información

En la actualidad, vivimos inmersos en lo que algunos han venido a denominar una revolución tecnológica, la cual viene marcada por el progreso de las nuevas tecnologías de la comunicación y de la información. Este avance demanda del ser humano nuevas habilidades y destrezas que han de ser adquiridas con celeridad si no se pretende quedar al margen de una sociedad marcada por los intentos de globalización cultural y económica que se están produciendo desde distintos sectores.Ante estos planteamientos, el papel que va a jugar Internet será fundamental en todos los ámbitos profesionales y, en este sentido, el sector de la enseñanza puede ser uno de los grandes beneficiarios de este "invento". Sin embargo, para que estos presagios se cumplan es precisa una interconexión de factores de orígenes muy diversos y que actualmente no tiene lugar.Ante esta nueva era, que se abre ante nosotros, existe una gran diversidad de opiniones que se recogen en un continuo que va desde aquellas posturas defendidas por los "tecnófobos" que no encuentran aspectos positivos en el empleo de las nuevas tecnologías de la comunicación y de la información, hasta los "tecnófilos" que otorgan a éstas unos privilegios desmesurados en sus posibilidades de acción.En este artículo, se persigue realizar un análisis del protagonismo que tiene Internet en los centros educativos de nuestro país y del uso que tanto los estudiantes como los profesionales docentes hacen de la misma.La utilización de Internet por parte de profesores y estudiantes.Para poder valorar el empleo de este recurso se debe comenzar analizando las partidas presupuestarias que el gobierno central y los distintos gobiernos autonómicos con competencias educativas destinan para que todos los centros docentes, de los que son responsables, dispongan de equipos informáticos de garantía, que estén conectados a la red, y cuyo número sea adecuado para que los estudiantes puedan disfrutar de los mismos de forma individual, o cuando menos por pares de iguales, así como para el uso interno del profesorado.